Plan para CONTROLAR a las COTORRAS en MADRID. ¿Es EFICIENTE?

Por Jorge Pérez y Antonio Martín. 19/04/2020

Desde finales del siglo XX y especialmente en los últimos años, el asentamiento y la expansión de numerosas especies de aves exóticas en diversas ciudades de España ha ocasionado graves problemas tanto a otras especies de aves autóctonas como a los ciudadanos de dichas localidades. Entre estas aves invasoras destacan la cotorra de Kramer (Psittacula krameri) y la cotorra argentina (Myiopsitta monachus), las cuáles se pueden observar fácilmente en muchos parques de ciudades como Madrid, Barcelona o Sevilla.

Cotorra de Kramer (Psittacula krameri). Al margen de su problemática, son unas aves muy llamativas. Fuente: https://www.audubon.org/es/guia-de-aves/ave/cotorra-de-kramer

Esta problemática comenzó a partir del año 1986 con la importación de más de 1 millón de psitácidas para ser vendidas como mascotas, comercio que se mantuvo hasta 2005, año en el que la Unión Europea prohibió la importación de aves exóticas. Además, en el año 2013, el Gobierno español prohibió la tenencia y venta de ambas especies de cotorras, y estableció el permiso regulado para la captura y muerte de ejemplares de dichas especies durante los periodos hábiles de caza, pero estas medidas llegaron muy tarde: las cotorras ya se habían asentado y estaban aumentando sus números a un ritmo alarmante. En el año 2015, un censo de población realizado por SEO Birdlife contó hasta 20.000 cotorras argentinas y 3.000 cotorras de Kramer en las principales ciudades españolas.

Ya se han intentado varias medidas de control de las poblaciones de cotorras, pero sin éxito, ya que o han contado con un presupuesto muy bajo, o no han sido llevadas a cabo. Sin embargo, en octubre de 2019 se anunció el plan de la Comunidad de Madrid para eliminar a más de 11.000 cotorras de ambas especies. Este plan iba a contar con un presupuesto inicial de 100.000 euros, lo que equivaldría a 6-8 euros por ejemplar, pero ahora, al ser puesto en marcha dicho plan, el presupuesto ha aumentado hasta 3 millones de euros, lo que permite llevar a cabo medidas “mucho más efectivas” para controlar las poblaciones de estas aves. Estas medidas comenzarán en octubre de 2020 y se extenderán durante 23 meses.

Sin embargo, todas estas gestiones no están exentas de polémica. ¿Cómo van a retirar a las cotorras?¿Por qué eliminar una cotorra cuesta 272 euros? Pero sobre todo, ¿por qué no se ha hecho nada antes? Debemos entender que, cuando se toman medidas contra una especie invasora, es por un bien mayor, o más bien, para quedarnos con el menor de todos los males que todo esto conlleva. Es importantísimo el factor ético a la hora de gestionar y retirar los animales, pero tampoco hay nada de ético en dejar que un solo individuo invasor (ya sean cotorras, cangrejos, plantas o gatos) repercuta en cientos de individuos autóctonos y además de varias especies, al margen del grado de simpatía que despierte una especie u otra. Tomar medidas en base a lo mono que es un animal en comparación con otro, al margen de si es invasor o autóctono, es abusivo y carece de sentido, ya que en ultima instancia lo que hay que valorar son las consecuencias ecológicas y la biodiversidad. La ética hay que aplicarla en la prevención de la suelta de especies invasoras y cómo te deshaces de una mascota que solo querías a corto plazo, un animal al cual estás condicionando. El aumento de presupuesto viene de la mano con implementar medidas de sacrificio que respetan la normativa de bienestar animal, implementación de medidas más efectivas de captura y trampeo nocturnos, jaulas y cañones lanza redes, transporte y acomodación en centros de fauna, retirada de pollos y esterilización de los huevos de los nidos. Habrá que ver la efectividad de las medidas, puesto que en la práctica estos pájaros son mucho más inteligentes y esquivos de lo que parece. ¿No estresarán estas medidas más a las cotorras de lo que ocurriría de otro modo, aunque sea con caza directa, que además es una medida más eficiente en su control?¿De verdad es necesario gastarse esa millonada, pudiendo eliminar las cotorras de forma más efectiva, lo que permitiría invertir mucho más dinero en salvar otros animales y poblaciones críticas? Bueno, muchas de estas son preguntas de difícil respuesta y que generan muchos debates, pero que desde luego requieren de una solución coherente con todas las consecuencias. Lo que está claro es que si estas medidas no acaban siendo eficientes y seguimos retrasando planes de gestión por limitaciones económicas y debates sensacionalistas, estamos condenando a sufrir innecesariamente a las cotorras y a muchas otras especies.

Cotorra argentina (Myiopsitta monachus) construyendo su nido en un pino de Madrid Río. Su uso del espacio es la fuente de las interacciones negativas hacia otros animales, hacia el propio ser humano y la salud pública. Foto: Antonio Martín.

Pero, ¿por qué es necesario controlar y reducir lo máximo posible las poblaciones invasoras de cotorras en concreto? La cotorra de Kramer y la cotorra argentina son especies incluidas en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, son invasoras también en más de 30 países y han provocado la desaparición de poblaciones de numerosas especies de aves autóctonas, como el gorrión común (Passer domesticus), una especie emblemática de las ciudades españolas y vital en su equilibrio y saneamiento, o sobre especies amenazadas como el cernícalo primilla (Falco naumanni) e incluso murciélagos como el nóctulo mayor (Nyctalus lasiopterus), especialmente notorio en algunos parques de Sevilla. Además transmiten enfermedades entre otras aves y humanos (como la psittacosis) repercuten en el bienestar de la población al emitir ruidos considerados molestos o deteriorar la integridad y seguridad de los jardines y arbolado público con sus nidos. Las cotorras atacan a los ejemplares de esta y otras especies, compitiendo por los espacios para anidar, así como por la comida, desplazando a los individuos de dichas especies e incluso provocando su muerte por falta de espacio y alimento. Si no nos creéis, tenéis algunos ejemplos en los artículos y enlaces de debajo. La introducción de una especie invasora genera un elevadísimo número de repercusiones negativas que trascienden más que la agresividad o la competencia. Un ejemplo de estas interacciones que pasan desapercibidas es que en algunas zonas urbanas de Italia las cotorras conforman una parte importante de la dieta de los búhos chicos (Asio otus), lo cual puede ser interesante para estudiar nuevas estrategias de control, o para ver si se produce un desequilibrio ecosistémico al alterar la dieta de los búhos si dejan de depredar tanto sobre roedores. A pesar de esto, no es culpa de los animales: ningún animal es bueno o malo, simplemente se limita a vivir e interaccionar con su entorno, el fallo proviene del ser humano y la gestión de estos animales a nivel individual (con las sueltas) y administrativo. Y eso es lo que hay que cambiar, pero lo que está claro es que no podemos permitirnos perder un número ingente de individuos y especies autóctonas por cada especie invasora que nosotros propagamos. Por eso es necesario establecer medidas de control realistas y eficientes respaldadas por la investigación, aunque esta indique que deben ser cazadas.

Cotorra de Kramer atacando a un nóctulo mayor. En Sevilla, las interacciones entre ambas especies son una de las principales causas del declive de los murciélagos. Tenéis el artículo al final del post. Fuente: http://www.d-andalucia.csic.es/es/noticia/cotorras-kramer-amenazan-poblacion-nativa-noctulos-mayores-en-parque-maria-luisa-sevilla

Y aunque las medidas más tristes para controlar a las especies invasoras a veces son necesarias, el verdadero foco está en la concienciación a los ciudadanos del grave impacto negativo que tiene el hecho de soltar animales exóticos en la naturaleza cuando ya no pueden hacerse cargo de ellos, que simplemente por el hecho de liberarlos pensando que le están haciendo un favor al animal, están provocando un gran perjuicio sobre un número más elevado de individuos y de especies que nada tenían que ver con un capricho. El frente de batalla de los derechos de los animales domésticos y salvajes, totalmente fundamentales, empieza a nivel individual: no liberando a tu mascota.

Os dejamos un artículo que también expone esta problemática de forma similar:

https://www.eldiario.es/andalucia/lacuadraturadelcirculo/Cotorra-Kramer-invasion-solucion-cientifica_6_659744024.html

Otros links y enlaces de interés:

Hernández-Brito D, Carrete M, Ibáñez C, Juste J, Tella JL. 2018 Nest-site competition and killing by invasive parakeets cause the decline of a threatened bat population. R. Soc. open sci. 5: 172477. http://dx.doi.org/10.1098/rsos.172477

Le Louarn, M., Couillens, B., Deschamps-Cottin, M. et al. Interference competition between an invasive parakeet and native bird species at feeding sites. J Ethol 34, 291–298 (2016). https://doi.org/10.1007/s10164-016-0474-8

Mori, E.,  Malfatti, L., Le Louarn, M., Hernández–Brito, D., ten Cate, B., Ricci, M., Menchetti, M.,  2020. ‘Some like it alien’: predation on invasive ring–necked parakeets by the long–eared owl in an urban area.  Animal Biodiversity and Conservation, 43.1: 151-158 , DOI: https://doi.org/10.32800/abc.2020.43.0151

https://www.health.ny.gov/diseases/communicable/psittacosis/fact_sheet.htm

https://royalsocietypublishing.org/doi/full/10.1098/rsos.172477

https://elpais.com/ccaa/2019/10/07/madrid/1570443327_282116.html

https://elpais.com/ccaa/2020/02/12/madrid/1581506063_297003.html

https://www.ucm.es/data/cont/media/www/pag-25928/TFM_Ernesto_Duran_MUZ_DEF.pdf

https://www.researchgate.net/publication/339424266_’Some_like_it_alien’_predation_on_invasive_ring-necked_parakeets_by_the_long-eared_owl_in_an_urban_area

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad